Disclosure: We earn a commission on qualifying purchases made through backlinks at no extra cost to you. We are also a participant in the Amazon Services LLC Associates Program. Please read our privacy policy for how we use your data and GDPR.

Last updated on marzo 9th, 2024

Lo que diferencia a una gran fotografía de una buena es la «sensación» de la imagen, la atmósfera que el fotógrafo es capaz de crear. Y hay innumerables formas de hacerlo, desde técnicas de larga exposición o centrarse en un patrón repetitivo hasta una composición minimalista o una simetría total.

Las líneas de dirección son una de las herramientas que utilizan los fotógrafos para crear una experiencia envolvente para el público, asegurándose de que sus ojos son atraídos sutilmente de un extremo a otro de la imagen. Uno de los elementos de composición más utilizados, el uso eficaz de las líneas de dirección, te ayudará a mantener la atención del espectador y a mejorar tus fotos drásticamente.

¿Qué son las líneas de expresión en fotografía?

La composición de una fotografía es una suma de muchas partes: primer plano, fondo, sujeto, colores, motivos y mucho más. Las líneas de dirección son una de esas partes.

Como su nombre indica, las líneas guía conducen los ojos del espectador alrededor de la foto. Así, en lugar de mirar la foto como un todo a la vez, los ojos se guiarán por estas líneas, que actúan como un camino, y el espectador casi viajará a través de la composición.

carretera vacía a lo largo de la montaña
Foto de Mads Thomsen en Pexels.com

Las líneas de dirección no son líneas literales o «marcadores», sino simplemente objetos como carreteras, ríos, puentes, etc., que el fotógrafo convierte en parte de la imagen.

Se colocan dentro de la composición de forma que el espectador siga su contorno sutilmente y llegue finalmente al punto focal de la imagen.

Por lo general, estas líneas comienzan en la parte inferior, en algún lugar del primer plano, y se extienden hacia el fondo. Pero, como con todas las reglas de la fotografía, depende de ti utilizarlas como más te guste.

¿Por qué son importantes las líneas directrices?

Una composición equilibrada e interesante atraerá al espectador hacia la fotografía. Y las primeras líneas son muy eficaces para ello.

Al ofrecer al público algunas líneas y patrones que seguir, no sólo le ayudarás a explorar paso a paso toda la composición, sino que también mostrarás cómo los objetos cotidianos pueden convertirse en elementos artísticos de una manera única.

Las líneas de dirección también son cruciales por la perspectiva que crean.

Nuestro mundo es tridimensional y nuestros ojos perciben la profundidad y la distancia. Esta «perspectiva visual» no puede recrearse sin tecnologías especiales como las utilizadas para las películas en 3D. Así, una fotografía del Gran Cañón no muestra realmente lo vasto que es en realidad, ya que es bidimensional.

Pero si utilizas líneas de dirección, puedes crear una sensación de profundidad en tus fotos y hacerlas más envolventes.

fotografía aérea de pueblos
Foto de Tobias Bjørkli en Pexels.com

Veamos un ejemplo sencillo. Esta foto se ha tomado desde un punto elevado, y la carretera que atraviesa el pueblo se ha utilizado como línea de guía.

Nuestros ojos comienzan naturalmente en la mitad inferior de la imagen, y empezamos a seguir la carretera. Poco a poco, subimos y vemos cómo la carretera desaparece en las colinas del fondo. A primera vista, parecerá que las colinas no están muy lejos del pueblo, quizá a un par de cientos de metros.

Pero como el fotógrafo utilizó la carretera como elemento de la composición, tenemos un marco de referencia. La larga y estrecha carretera proporciona cierta profundidad a la imagen y da a entender lo lejos que están realmente las colinas.

Así, la línea principal sirve también como escala de distancia, creando una imagen emocionante que atrapa al espectador y lo transporta al interior de la escena.

Tipos de líneas directrices

Existen numerosos tipos de líneas de guiado y pueden crearse de diversas formas, desde objetos curvos hasta vías de ferrocarril rectas.

En esta sección se describen algunos ejemplos, aunque debe recordar que no existe una distinción definida y que muchas de estas categorías suelen solaparse en situaciones prácticas.

1. Vertical

Las líneas de dirección verticales son las más comunes y atraen la mirada desde la parte inferior de la imagen hacia la superior. Normalmente hechas de líneas rectas y rígidas, como raíles y autopistas, las líneas verticales enfatizan la distancia y el poder.

Una de las formas más eficaces de utilizar estas líneas verticales es situar el sujeto justo en la parte superior, de modo que las líneas conduzcan directamente hacia él. Además, si puedes encuadrar la composición con dos líneas verticales, puedes utilizar su «convergencia» para aumentar la sensación de profundidad en el encuadre.

mujer caminando en medio del ferrocarril
Foto de Keenan Constance en Pexels.com

El ejemplo anterior es un simple uso de líneas verticales para resaltar el sujeto y la distancia entre el primer plano y el fondo.

2. Horizontal

En lugar de arriba y abajo, las líneas horizontales se desplazarán por el cuadro, de izquierda a derecha. Aunque no se adaptan a las imágenes en modo retrato, funcionan bien en orientación horizontal.

Estas líneas, que guían al espectador de izquierda a derecha, pueden enfatizar los planos gran angular y transmitir una sensación de calma y paz. A medida que las líneas horizontales se extienden, el público tiene una sensación de apertura en la imagen.

fotografía selectiva en color del puente golden gate california
Foto de Pixabay en Pexels.com

3. Diagonal

Las líneas diagonales conectan las esquinas del encuadre, guiando la mirada hacia el interior de la escena. Aunque pueden ser difíciles de crear, las líneas diagonales son quizás las más efectivas para crear profundidad en una foto de paisaje.

arquitectura bahía playa puente
Foto de Pixabay en Pexels.com

La imagen anterior es un ejemplo perfecto de la sensación de profundidad que pueden crear las líneas diagonales. El puente comienza en la esquina más cercana al público -dándole la sensación de estar dentro de la escena- y se aleja hacia el fondo, creando un largo viaje visual.

4. Intersección

Una mezcla de diferentes categorías, con líneas de dirección que se entrecruzan, puede crear imágenes caóticas y estéticas al mismo tiempo.

Al ofrecer al espectador muchos caminos visuales que seguir, las líneas entrecruzadas atraen la atención y exigen que el espectador dedique unos segundos más a asimilar la imagen.

fotografía de larga exposición
Foto de chen ichun en Pexels.com

5. Curva

Otro ejemplo frecuente de línea directriz es una línea curva, como un río que atraviesa un valle o una enorme duna de arena en medio de un desierto.

En lugar de las líneas duras y rectas de los objetos creados por el hombre, las líneas curvas son más comunes en la naturaleza, y muestran tranquilidad y paz.

Busque una curva en forma de S, que es fácil de componer y permite obtener imágenes extraordinarias.

valle desértico montañoso con río curvo
Foto de ArtHouse Studio en Pexels.com

6. Implícito

Las categorías que hemos visto antes son líneas tangibles, que pueden verse físicamente dentro de la imagen. Por otro lado, las líneas implícitas no existen realmente.

Actúan como «peldaños» que existen en la mente del espectador y le obligan a unir los puntos y trazar el camino. Las líneas implícitas son divertidas de crear porque no hay reglas para ellas.

La línea implícita puede crearse mediante la mirada del modelo en la distancia, o simplemente por el espacio negativo creado por los objetos dispersos en la foto, o por la forma en que la luz incide en el suelo en una foto con poca luz.

dos personas caminando por el muelle
Foto de Pixabay en Pexels.com

7. Convergente

Como ya habíamos aprendido, dos líneas verticales que se adentran en la distancia parecen converger en un único punto. Esto no es más que un caso especial de líneas «convergentes».

Por ejemplo, la primera imagen de una carretera vacía a lo largo de las montañas contiene dos líneas blancas. Aunque son paralelas en realidad, podemos ver que casi se cruzan al cabo de un rato. Estas líneas convergentes resaltan la distancia y la profundidad de una foto.

8. Divergente

Mientras que las líneas convergentes crean la impresión de intersección y un final común, las divergentes se separan y te llevan en dos direcciones distintas.

Fotografía panorámica de coches

¿Cómo se encuentran las líneas maestras?

Los ejemplos y las descripciones anteriores ya le habrán dado una idea de cómo encontrar líneas de dirección.

Lo mejor de esta herramienta de composición es que no hay que buscar mucho para encontrarlas. Nuestros ojos ya tienden a seguir caminos y señales visuales obvias.

Estas señales que percibimos en nuestra vida cotidiana, ya sean carreteras curvas, altas farolas o senderos, se convierten en líneas naturales en una fotografía.

La siguiente lista le ayudará a encontrar algunos ejemplos más.

Líneas directrices artificiales

Los objetos creados por el hombre suelen ser las líneas maestras más evidentes. No sólo tienen un tamaño considerable y se distinguen de su entorno natural, sino que además son fáciles de detectar.

Piense en carreteras anchas, líneas eléctricas y vías de tren. Se trata de líneas de dirección que guían la mirada y la llevan hacia el horizonte y pueden ser verticales y diagonales.

Postes eléctricos bajo cielos nublados

También hay otros ejemplos. Eche un vistazo a la foto del puente en la sección «líneas diagonales» o a la imagen de los carriles de la autopista en «líneas de intersección». Incluso puedes componer tu imagen de forma que los edificios o las escaleras se conviertan en la línea principal, ya que a menudo están colocados de manera uniforme y son muy simétricos.

Otro método único es crear sus propias líneas utilizando fotografía de larga exposición. Utilizando una velocidad de obturación lenta, puedes convertir las luces en movimiento de los coches o las estrellas en «estelas de luz», como el ejemplo que vimos en «líneas divergentes».

edificio de hormigón
Foto de Henry & Co. en Pexels.com

Líneas maestras naturales

En el espectro opuesto están las líneas de dirección naturales, que no son tan aparentes como los objetos manufacturados de bordes duros y rectos.

Algunas de las líneas de guía habituales que nos proporciona la naturaleza son los ríos, las ramas de los árboles y los caminos trillados por la hierba o las rutas de senderismo. Estos caminos visuales entran principalmente en la categoría de «implícitos», ya que son muy sutiles y dejan algo a la imaginación del espectador.

Puedes potenciar el efecto de estas líneas añadiendo otros elementos naturales como niebla y nubes de tormenta. Permitir que la línea principal guíe al espectador hacia la puesta de sol o hacia las nubes añadirá misterio y dramatismo a tu imagen.

Árboles marrones desnudos en un campo de hierba marrón

¿Cómo utilizar líneas de dirección en la composición?

Aunque las líneas de dirección pueden crear una composición excelente, hay que saber colocarlas con eficacia para que complementen al sujeto y a los demás elementos.

El mero hecho de hacer una foto de la carretera no conducirá a nada hasta que se coloque adecuadamente. Puede tener en cuenta las siguientes sugerencias a la hora de encuadrar las líneas principales:

1. Sigue la regla de los tercios

La regla de los tercios es una pauta que se suele seguir al componer una imagen.

Divide el marco en pequeños bloques imaginando dos líneas verticales y dos horizontales igualmente espaciadas.

Una vez que tengas esta cuadrícula, tienes que colocar el sujeto en uno de los puntos de intersección. Básicamente, el sujeto se sitúa en un tercio de la imagen, y los dos tercios restantes muestran el entorno y el fondo.

Las líneas principales pueden incorporarse a lo largo de las líneas verticales u horizontales y conducir hasta la intersección donde se encuentra el sujeto.

rules of thirds example 4

Tomemos este ejemplo típico. La carretera funciona como línea principal, pero comienza en una esquina y sube a lo largo de una línea vertical imaginaria, dejando casi dos tercios de la imagen vacíos. Termina en la intersección inferior derecha de la regla de los tercios.

2. Explorar el terreno

Si haces fotos en exteriores, una de las mejores formas de detectar las líneas de dirección es estar atento a tu entorno y prestar mucha atención al suelo. Objetos como troncos de árbol caídos, guijarros de colores o incluso reflejos en un charco pueden convertirse en interesantes líneas conductoras.

Todo lo que tendrás que hacer es agacharte y colocar dichos objetos en el centro o en una esquina del encuadre, y obtendrás tanto un primer plano como una línea principal.

lago azul con rocas y casa

3. Ajuste según la luz

Las líneas de dirección pueden ser de varios tipos y, a veces, ni siquiera tienen que ser líneas propiamente dichas. El trabajo de guiar los ojos del público también lo pueden hacer las sombras y la luz.

Disparar a última hora del día significará manchas de luz alrededor. Si tienes suerte, podrás encuadrar tu sujeto de tal forma que los rayos del sol y las largas sombras proyectadas se dirijan hacia él.

En la imagen inferior, las suaves curvas de las paredes se acentúan con la luz y llevan la mirada directamente a la ventana del centro.

túnel de hormigón
Foto de Xi Xi en Pexels.com

4. Determinar dónde se centrará la atención

Con todo esto de las líneas principales, es fácil olvidar que, en última instancia, la foto tiene que centrarse en el sujeto. Hay que evitar utilizar una línea principal que no esté alineada con el propio sujeto, ya que sólo serviría como fuente de confusión para el espectador.

Conclusión

Las composiciones atractivas requieren un equilibrio entre el primer plano, el fondo y el sujeto.

Las líneas maestras en fotografía te ayudarán a conseguir ese equilibrio tendiendo un puente entre los tres elementos. Estas líneas funcionan como «marcadores visuales» que guían al público de un extremo a otro de la imagen y crean una experiencia envolvente.

Dado que las fotografías son representaciones planas y bidimensionales del mundo natural, es fundamental utilizar líneas de dirección para crear profundidad y distancia. Un ejemplo típico sería una foto de paisaje, en la que un río serpentea por un bosque y desemboca en lo más profundo de la base de unas montañas. Aquí, el río se convierte en la línea principal, llevando al espectador a través del encuadre.

Aunque las líneas principales pueden ser verticales, horizontales, curvas o implícitas, deben colocarse de modo que complementen al sujeto sin distraerlo ni obstruir el fondo.

Aperlust
About the Author: Aperlust

Get Travel Tips, Improve Your Photography, and Receive the Best Last-Minute Vacations Deals

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!